(ya lo veníamos diciendo desde hace tiempo)

¡Me piro vampiro!

Algo hay incubándose en el aire en este calor veraniego, una pasa que se me ha pegado. Hace un par de semanas que me armé de valor, me he acerqué a la oficina y lancé…

¡Dime adiós que me voy! – y me he quedado tan ancha.

Que quede claro, no estoy a disgusto, con la gente me llevo muy bien, no me pagan mal, tengo horario hiper-flexible, no trabajo mucho y la empresa está creciendo como nunca, contratando gente y sacando nuevos proyectos al mercado.

Pero no soy feliz.

Desde que estoy en esta empresa, 6.5 años, nunca me ha costado venir a trabajar, ni siquiera al final de las vacaciones. Me sabía mal no estar de vacaciones, pero no era un suplicio venir a la oficina. Era como volver a casa.

Hace tiempo que venir a trabajar se me está haciendo cuesta arriba, y eso no es normal. Antes que las cosas fueran a peor y me fuera de un día para otro he decidido hacer las cosas bien y dar el preaviso (el notice). Dejo la puerta abierta por si quiero volver, y tendré buenas referencias si vuelvo a trabajar en IT.

Unas de las cosas que siempre me sorprenderá agradablemente, es como se toman las cosas por aquí. Mis compañeros y jefes lo han entendido perfectamente, que si necesito tiempo me lo tome y si quiero volver avise, y si decido cambiar de rumbo completamente me desean lo mejor. Nada que ver con lo que tuve que oir cuando me vine a Irlanda, aquello de… ¡¡piénsatelo bien!! ¡¡que estás cometiendo el error de tu vida!! mira que como está el patio tendrías que dar gracias de tener trabajo, que ¡dónde vas tú a tu edad! y un largo etcétera.

De momento, hoy es mi último día, me voy de vacaciones y ya no vuelvo. Estaré un tiempo haciendo nada (al menos nada útil) y después ya veremos. Algo tendré que inventarme, porque en casa no aguanto mucho.

He visto que no soy la única, y me siento identificada con muchas de las cosas que comentan por aquí. Me quedo con una frase:

Tal vez vuelva mañana a mi carrera. Tal vez vuelva nunca. Tan solo sé que no quiero tra­ba­jar más. – Raúl Quirós Molina

Lo dicho, hay una pasa.

Anuncios

7 comentarios

  1. luy

    Si te aburres y necesitas charlar con alguien sabes como encontrarme .. 😉

    Aunque callado siempre estoy por estos lares..

    2/08/2013 en 9:37

  2. ¡Olé! Somos legión.

    2/08/2013 en 9:50

  3. Martín Hurtado

    No pasa nada, Bea. El trabajo no lo es todo en la vida. Un saludo y a ver si nos vemos en agosto un día. Yo, como todos los últimos 3 años, estaré unos días de Rodríguez (exactamente las próximas 2 semanas). Un abrazo.

    2/08/2013 en 10:09

  4. A decir verdad, se vive bien sin trabajar!! Aprovecha tu nueva etapa, disfrútalo y comparte algo de tu tiempo con nosotros!!

    2/08/2013 en 10:24

  5. Qué te puedo decir que no te hayan dicho ya…. 😉
    Los días al sol son largos y al principio duros, aviso, pero luego te acostumbras… y es cuando se empieza a disfrutar y a ser feliz 🙂 Si alguna vez quieres hablar, ya sabes mi email. Yo estoy empezando ahora a recuperarme de los efectos de mi trabajo en Dublín y empiezo a tener ganas de hacer cosasm, de ir a sitios nuevos, de vivir…
    Si es para irte a la cama con una sonrisa de felicidad en la cara, adelante!! 🙂

    2/08/2013 en 19:38

  6. inesmolinos

    Primer paso a una nueva vida…Felicidades por la decisión tomada! Yo…organizando mis “vacaciones indefinidas” 😉

    3/08/2013 en 8:37

  7. soniaasturias

    A disfrutar que son dos dias y a encontrar la luz en nuevos proyectos.

    12/08/2013 en 7:40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s