Curiosidades de la construcción en irlanda

Otra de las cosas que nos han parecido curiosas de este país es la forma que tienen de construir.

Desde que el hormigón lo utilizan más bien poco (de hecho, hay algunos programas en la tele de ingleses que se construyen casas en el extranjero y cuando van a España siempre lo flipan con lo que nos gusta el hormigón) hasta el onmipresente depósito de agua que tiene que formar parte de cualquier casa que se precie (por supuesto con compartimentos completamente separados para el agua fría y la caliente).

Pero ayer averiguamos otro detalle más que nos dejó a cuadros.

Resulta que se nos ha estropeado la luz en el baño, así que vino el casero a ver si la podía arreglar (parece que el tío es un manitas). Como no podía encontrar el transformador de los focos, llamó al jefe de la empresa de electricidad que hizo la instalación (además está conectado el hombre) y le contó que en realidad el baño no lo habían montado ellos, que viene prefabricado de Italia o de España. Comor???

O sea, que el baño viene entero, tal cual está ahora, en un camión, lo colocan con una grúa en el lugar que le corresponda y lo conectan a las tuberías y la electricidad. Y a otra cosa mariposa.

Ahora entiendo algunas cosas, como por ejemplo que en el lavabo tenemos grifo mono-mando, un invento que por aquí no se estila, o que tenga baldosas del suelo al techo, otra modernidad que no se lleva en estos lares. Me queda la curiosidad de saber si en la parte externa de la caja que sería el baño tendrá una etiqueta que ponga Made in Spain.

Carné de conducir irlandés

Driving LicenseBueno, ya tengo mi full driving license irlandesa. Lo más coñazo de recuperar, de lo que nos quitaron volviendo de vacaciones, es la documentación oficial. Y es que para la mayoría de documentos oficiales tienes que ir a España a pedirlos. Por suerte, en la embajada te ayudan todo lo que pueden, pero ellos sólo te hacen el pasaporte. Para el DNI tienes que ir a España, ya que no es obligatorio tenerlo si estás fuera del país y ya tienes tu pasaporte. Y para el carné de conducir, en realidad te dicen que lo que tienes que hacer es pedir que te convaliden el irlandés (o volver a España a pedir un duplicado). Teóricamente, en Irlanda sólo puedes conducir durante un año con un permiso extranjero. Digo teóricamente porque creo que con una licencia de la UE no te puede poner pegas aunque nunca la cambies por su homónima irlandesa (a lo mejor si quieres dedicarte profesionalmente a la conducción sí).

Total, que si no puedes esperar a volver a casa para pedir un duplicado, lo necesario para cambiar tu carné de conducir por el irlandés es:

  • Formulario (D401), éste es el que rellenan los propios irlandeses para pedir el driving license. No lo puedes bajar de la web, yo lo pillé en mi visita a la Garda (ver más abajo)
  • El carné español. En mi caso, como lo he perdido, tuve que ir a la embajada y allí solicitaron por mí a la jefetura de tráfico un certificado conforme yo soy apto para conducir. Las jefatura de tráfico que te toque envía el certificado a la embajada y ellos muy amablemente te lo traducen y te lo envían a casa. También aplica este punto si tu carné está caducado
  • Si has perdido el carné, tendrás que denunciarlo en la Garda, y te tienen que sellar y firmar un formulario D8A que dice básicamente que has denunciado la pérdida. Como yo hice la denuncia en Londres llevé directamente el formulario D8A rellenado a una comisaría y le expliqué mi caso al Gardai, que después de mirarse el documento con cara de esto-para-qué-demonios-servirá y hacer un par de consultas me estampó un sello y la firma sin mayor problema
  • El formulario D900, en éste es en el que renuncias a tu permiso de conducir español y solicitas que te den uno irlandés (sí, renuncias, el carné español SE LO QUEDAN, en realidad estás cambiando el uno por el otro)
  • 2 fotos tipo pasaporte
  • Tu pasaporte original, sólo como prueba de identidad
  • Si estás solicitando un permiso para conducir camiones, o similar (algo distinto del B, vaya) un informe médico (D501)
  • €15.00 para una licencia de 3 años ó €25.00 para la de 10

Con todo esto vas a una oficina de la Motor Tax Office, que por supuesto están super-céntricas y tienen un horario perfectamente compatible con tu jornada laboral [/sarcastic mode off], haces cola, entregas los papeles, te dan un recibo y te informan que in a few days tendrás tu flamante driving license en casa. A mí me llegó en tres días, todo un prodigio de eficiencia.

Pues una cosa menos, en Navidad tendremos que pedir los DNIs.

De paseo por Howth, again, y quedada de spaniards

Este finde ha sido bastante estresante socialmente hablando. El sábado estuvimos en la quedada mensual de spaniards.es. Esta vez sólo fuimos por la tarde al Porters House porque hacía un día bastante bueno y no nos apetecía pasarnos todo el día en un pub.

FocaEl domingo volvimos a ir a Howth, esta vez con unos amigos que también habían estado ya, pero que querían repetir. La idea era ir a aprovechar el sol que hacía y comer algún platillo de pescado decente.

Tuvimos suerte con el tiempo y pillamos bastante sol. Incluso vimos a las famosas focas del mar de Irlanda. No tuvimos tanta suerte con el restaurante, ya que después de recorrernos todo el pueblo acabamos en “El Paso”, donde no tenían más que el pescado del día, que casualmente era salmón, como no. El salmón estaba bueno, lo cual me sorprendió siendo un restaurante mexicano, pero el servicio era un poco lamentable. Nada, restaurante tachado de la lista y habrá que volver otro día a ver si podemos encontrar uno de verdad.

He subido unas cuantas fotos de las que hicimos al flickr, tanto de la quedada como de Howth, pulsad en el badge de la derecha para verlas. Las de la quedada son privadas, as usual, así que si estuvistéis allí y queréis verlas tendréis que apuntaros al grupo creado a tal efecto.

Gaby’s Seafood Restaurant [5/5]

Mucho han hablado alguno de los compañeros expatriados sobre la mala calidad de la comida irlandesa en general, pero yo hoy voy a romper una lanza en su favor, por llevar la contraria más que nada y para dar rienda suelta a mi creatividad lírica, a ver si algún caza-talentos le gusta como escribo y me contrata para viajar por el mundo haciendo crítica gastronómina, noble profesión a la que siempre he soñado dedicarme.

Miss Ireland.jpgLa verdad es que la cocina tradicional irlandesa no se destaca por ser de lo más creativo, sabroso y, mucho menos, saludable del mundo, pero hay que tener en cuenta los antecedentes que tienen: las hambrunas y la ocupación inglesa no han propiciado a lo largo de los últimos siglos un desarrollo de una cultura culinaria propia, al contrario, ante la falta de recursos llegó un momento en que su único alimento energético disponible eran las patatas, y se quedaron tan arraigadas en la dieta que todavía siguen siendo la base de su alimentación (y hasta hacen coñas con el tema).

Pero Irlanda posee mucho potencial en el tema culinario porque produce productos de primera calidad (verduras y carne variada) y al ser una isla dispone de grandes recursos de pescado y marisco frescos. El problema es que el coste de éstos suele ser alto.

En los últimos años, la oleada de inmigrantes han propiciado la aparición de miles de restaurantes étnicos de todas partes del mundo, lo cual ha redundado en relegar la cocina irlandesa a los pubs (por tradición) y a los restaurantes de lujo, donde sirven los productos de primera calidad que comentábamos antes bajo las etiquetas, muy en boga en estos tiempos, de cocina irlandesa “moderna” o “creativa”, ya sabemos que en el tema gastronómico estos términos equivalen a “caro”. Además el precio les permite diferenciarse como un servicio elitista, al contrario que los restaurantes extranjeros que suelen copar el segmento de precios medio-bajo destinado a turistas de bajo presupesto e inmigrantes que no están acostumbrados de pequeños a la comida de pub y cuyo consumo asiduo podría ser perjudicial para su sistema circulatorio.

También se puede encontrar comida irlandesa buena a precio asequible, aunque no sería el caso del local que voy a comentar a continuación, después de este rollete sin sentido que os he soltado a modo de introducción. Al lío, empezaremos pues esta serie de críticas gastronómicas a lo grande, como tiene que ser.

Gaby’s Seafood Restaurant

Gaby’sRestaurante de decoración marinera y acogedora, lo primero que llama la atención al entrar es lo llenísimo que está, al menos un sábado por la noche, y aunque tengas mesa reservada te hacen esperar sentado en la recepción hasta que tu mesa esté libre. Recordemos, esto es el sur de Irlanda y no hay prisas, take it easy. Eso sí, mientras esperas te traen la carta para que vayas pensado lo que vas a pedir y te toman nota. La selección de platos es bastante amplia y, aunque la especialidad son el pescado y el marisco, también hay algunos platos de carne, recordemos que en este país hay gente que no se come nada que haya respirado a través de agallas.

Los primeros: Brie crujiente para bea y mejillones con salsa de vino blanco para mí. Los mejillones exquisitos, y la salsa para mojar pan, pena que aquí no se estile eso. El brie también estaba perfecto y acompañado por una vinagreta semi-dulce para contrastar.

El segundo: Gaby’s Lobster. Un plato realmente impresionante: bogavante con una salsa especial del cheff que tiene entre otras cosas cognac, nata y especias, servido directamente del horno en una bandeja. Una vez más, se echa en falta el pan para mojar en esa salsa maravillosa; aún despúes de comerme mi bogavante y medio y otro medio de bea no podía evitar seguir atacando la salsa con la cuchara.

Postres: aquí es donde creo que pinchamos un poco: la pavalova que me pedí tiene un nombre muy glamouroso pero no es más que merengue con nata y fruta por encima, al menos la fruta estaba muy sabrosa. Y la tarta de cocholate tenía ese chocolate mantequilloso de las típicas tartas de cumpleaños, no estaba mala pero enseguida te hartabas. La próxima vez creo que me lo ahorraré y pasaré directamente al café que también estaba muy bueno.

Por cierto, la carta de vinos es excelente y tiene una sección de “colección privada” donde puedes encontrar lo más selecto del panorama enológico internacional (a un precio igual de selecto).

En resumen:
Comida: 5/5
Carta de vinos: 5/5
Precio: 5/5 (todo lo comentado más vino ~150€)

Localización:
Gaby’s Seafood Restaurant
27 High St Killarney Co Kerry
Phone (064) 32519
Fax (064) 32747

Un paseo por Kerry

Como comentamos la semana pasada, este finde hemos estado por Killarney y alrededores, voy a contar un poco como fue y poner unas fotos que parece que la gente las está esperando 😉

No os voy a aburrir con detalles del tiempo, baste decir que era mejor que el que hacía en Dublin, las fotos ya hablan por sí mismas 😉 . El viaje hasta Killarney suele durar entre 5 y 6 horas dependiendo de las pausas que hagas en medio (para comer, etc) y de la caña que le des al coche, que fuera del tramo de la N7 que es autopista, es poca, la verdad, porque ya sabemos todos como son las nacionales irlandesas (me refiero a las carreteras, claro)…

Killarney ya lo hemos visitado 3 ó 4 veces, así que no teníamos nada nuevo que ver, nos limitamos a hacer un poco de eye-shoping y a descansar (lo poco que pudimos, porque en la habitación de arriba del B&B había una pareja con niños que no pararon de saltar sobre nuestras cabezas toda la tarde, americanos creo que eran los muy… es lo malo que tiene Killarney, que está lleno de yankies) para el objetivo del día: la cena.

Gaby's LobsterLa cena impresionante, todo perfecto, excepto quizás en el postre, que parece que no es su fuerte (seguramente es que no escogimos correctamente, yo pedí una pavalova o algo asín y resulta que era merengue, eso me pasa por no preguntar). Tal vez no se merezca el título de mejor restaurante de Irlanda, pero hacen la mejor langosta que he probado jamás.

Al día siguiente, como no queríamos repetir el anillo de Kerry (una ruta muy recomendable si no la has visto nunca) nos quedamos dando vueltas por los alrededores de Killarney que aún no habíamos visto: Muckross House, Lord Brandon Cottage (no tiene nada, no hace falta que vayáis a no ser que queráis coger una de las barcas que salen de allí hacia Killarney), Ross Castle y la isla de Innisfallen, a la que se puede llegar en barca desde Ross Castle y ver las ruinas de una abadía medieval.

Muckross House

El lunes, una vez empaquetadas las maletas, nos pasamos por Tralee, ciudad famosa por organizar el concurso anual “Rosa de Tralee” donde bellezas irlandesas de todas partes del mundo compiten con las finalistas locales por una especie de miss irlanda internacional. Como no podía ser de otra forma, el parque central del municipio tiene toda una sección dedicada a las afamadas flores.

Rosa

Ya de camino a Dublín, con el tiempo empeorando conforme nos acercábamos al destino, hicimos una parada en Kildare para dar una vuelta por el outlet shopping center. La verdad es que no tiene mucha cosa, supongo que si vas a buscar algo concreto de alguna de las marcas que hay allí puede valer la pena.

Y hasta aquí el resumen, iremos subiendo más fotos conforme las vayamos repasando, de momento las que hemos puesto os darán una idea general del viaje.

Curiosidades electorales

Parece que ya tenemos nuevo/viejo Taoiseach, no sé que porcentaje llevan escrutado pero los corredores de apuestas ya dan por ganador a Bertie, con lo cual ya es como oficial (si has apostado por él ya puedes pasar a cobrar). Todo y que, si lo piensas bien, era de esperar que también hubiera apuestas sobre el tema, la verdad es que me ha sorprendido, parezco recién llegado yo también ;).

Tema apuestas a parte, parece que la participación ha sido histórica, y podría llegar alrededor de un 70%, creo que España tendría que aprender algo en ese sentido. Puede que el hecho de que la votación haya sido en día laborable haya influido. Por cierto, aquí no tienen derecho a tiempo libre en el trabajo para ir a votar; los colegios están abiertos de 7:30 am a 10:30 pm, con lo cual se considera que tienes suficiente tiempo para votar sin tener que perder productividad por ello.

Otra curiosidad es que esta gente no cuenta los votos el mismo día de las elecciones en los colegios. Yo ayer me esperaba ver los típicos programas de tv con el seguimiento del recuento de votos, las encuestas a pie de urna, esas cosillas que entretienen una jornada electoral. Pero no, take it easy man. Aquí cogen las urnas, se las llevan todas a un sitio centralizado y las han empezado a contar hoy a las 9. Y se pasan todo el día contando, no os vayáis a pensar, que el sistema de elección es por listas abiertas, con lo cual hay que esperar a que esté todo contado para saber exactamente quien ocupa cada sillón. Todavía no tengo muy claro cómo va esto, pero baste decir que aquí no es suficiente con que gane un partido político y “muchas gracias por particicipar ahora vamos a decidir nosotros como repartimos el pastel“. No, aquí si estás en la lista de posibles TDs pero no llegas a tener el mínimo de votos requeridos por parte de tus con-vecinos te quedas en la street.También parece que ha habido cierta polémica por el tema del censo. Es el mismo problema de siempre: como no tienen DNI no pueden controlar quién vota exactamente y les pasa de todo. Especialmente impactante me ha parecido la anécdota:

“Around 1,000 voters were allocated the same voting number in Galway as in the 2004 local elections. That meant they had to produce identification to vote.”

O sea, que de normal no te piden una identificación para votar. Uaaaaaaaaaaaaaaaaah.

Elecciones

Parece que hay fiebre electoral en el aire, y no es de extrañar, porque en la calle todo poste vertical mínimamente libre lo han okupado con fotos de los políticos locales. En algunos sitios hasta en los semáforos han puesto pancartas (yo creía que era ilegal poner nada en señales de tráfico y demás elementos de la vía que puedan suponer una distracción para el conductor).

Y donde no hay un soporte adecuado lo ponen ellos, que cerca de casa tenemos algunas fotos colgadas de un poste que no tiene nada más, con lo cual supongo que lo han colocado los del partido político en cuestión, es lo que tiene que las aceras tengan cesped, que es muy fácil clavar un palo en cualquier lado.

La cosa ha llegado a tal exageración que mucha gente ha protestado por el exceso de contaminación que suponen los cienes de carteles que hay diseminados por todo Dublín. Sí porque, amigos, las fotos de los candidatos locales a las presidenciales de Irlanda no se puden clasificar como otra cosa que contaminación visual. Al menos aquí la campaña la hacen por distritos, por lo que si vas moviéndote por Dublín en cada zona ves caretos diferentes y no se hacen tan pesados. No es como en la piel de toro que te quemas las retinas de tanto ver al barbas y al cejas retratados en todas partes.

Aaaaah, pero si estuviéramos en Bélgica esto sería otra cosa, podrías pasear por la calle alegrándote la vista cuando, ocasionalmente, vieras una foto de la candidata del NEE, aunque las tendrían que poner muy altas para que no las arrancaran los moralistas religiosos o los pervertidos. Y también habría grupos que protestarían ofendidos, claro. Si es que la gente no está contenta con nada.

Polémicas a parte, a mí la iniciativa de que los votos en blanco tengan su representación en el gobierno me parece maravillosa, entonces los partidos sí se espabilarían en defender mínimamente los intereses de los ciudadanos ante la posiblidad de perder pasta y poder que eso supondría. Realmente curiosos estos belgas. Se nota que no tienen nada mejor que hacer, porque si tuvieran, por ejemplo (elegido al azar y sin ningún tipo de mala leche), fútbol, botellón y playa para entretenerse seguro que no se dedicaban a pensar en cosas tan aburridas como la política.

Fin de semana en Cork

Como comentaba en mi post anterior, este fin de semana estuvimos dando una vuelta por Cork. Aquí va un resumen un poco extenso de la visita.

Pues bueno, dicen que Cork y alrededores se están convirtiendo en estandarte de la gastronomía de irlandesa, así que para allá fuimos con afán de degustar la crème de la crème de dicha gastronomía. Ni que decir tiene que el viernes llegamos super-tarde, por lo que la mayoría de restaurantes estaban cerrados aunque ya le echamos el ojo varios sitios que tenían buena pinta, incluso vimos algún restaurante español, (Boquería, en Bridge Street) donde servían tapas. Al final tuvimos que conformarnos con comer en un take-away indio donde no tenían claro el tema de los grados de picante (o al menos yo si pido un plato slightly spicy no pretendo que me vaya a arder la boca toda la noche y parte del día siguiente).

The Navigant (Cobh)Dejando a parte este primer tropezón, el sábado estuvimos de visita mañanera en Cobh, para luego dirigir nuestros pasos hacia el primer objetivo gastronómico del fin de semana: Kinsale. Varios compañeros de trabajo nos habían recomendado ir a comer ahí e incluso la guía de Irlanda que tenemos (del año 2000, por eso) se atreve a calificar sin ningún pudor a dicho pueblo como “capital gastronómica de Irlanda”. La verdad es que el lugar está plagado de restaurantes y cafés que sirven todo tipo de delicias, principalmente marítimas al tratarse de un pueblo costero. Incluso vimos uno mixto irlandés/español (Vista, en el paseo marítimo) y por la mañana sirven comida irlandesa y por la noche tapas españolas. Por desgracia la mayoría de sitios abren sólo para la cena, así que entre los que habían abiertos elegimos el que mejor pinta tenía, uno que se llama Fishy Fishy Café (en Pier Road, no os pongo el teléfono porque no aceptan reservas, ni tarjetas de crédito, así de sobraos van), y acertamos de pleno. De entrante unos calamares rebozados que estaban de vicio (nos arrepentimos de no haber pedido más que un plato para compartir) y de segundo yo me pedí cod (lease en este caso bacalao, que curiosamente aquí cod puede significar también merluza) que estaba francamente. Bea y Carlos también quedaron satisfechos con sus platos así que nos decidimos a ir a por un postre para acabar de salir redondos de allí. Total de la broma 80 y pico euros, bastante bien de precio para la calidad que tenía la comida, eso sí sin vino, porque nuestros estómagos aún se quejaban del indio del la noche anterior y no queríamos arriesgarnos. Con vino se nos hubiera ido a más de 100 seguro, que ya sabemos como se las gastan aquí con los precios de las bebidas.


Kinsale

De vuelta a Cork dimos un paseo por la ciudad. Lo bueno de Cork es que toda la parte comercial está muy concentrada y puedes recorrertela en una tarde, así que estuvimos de eye-shopping y compramos alguna frusilería. Lo mejor, el English Market, que es un mercado de verdad con sus carnicerías, sus pescaderías, sus fruterías, etc. Todavía no hemos encontrado ninguno así en Dublín, lo más parecido sería el mercado que ponen en la calle Moore (donde da miedo entrar según a qué horas del día), pero no es lo mismo ni de lejos.

The English Market

Por la noche intentamos entrar en un restaurante pijín de la zona de baretos pero estaba todo lleno. Al final, después de un par de vueltas acabamos en un tailadés moderno (Taste of Thailand, en Bridge Street) en el que a parte del ambiente fashion la comida estaba muy buena. 75 leuros, creo recordar, incluyendo media botella de vino esta vez. Y para acabar, a un pub donde tocaban música en directo a tomar unas Murphy’s, porque por allá abajo se lleva más la Murphy’s, que se fundó en Cork, que la Guinness.

El domingo amaneció un día de perros y básicamente decidimos volvernos para Dublín, y parece que hicimos bien porque aquí hacía un sol espléndido, que está continuando esta semana. Hoy he visto en el diario que mañana se esperan 23 grados de máxima, nos vamos a asar 😀

An Post

An Post es el servicio de correos de Irlanda.

Mucho se ha hablado en otros foros de lo desorganizadillos que están. Yo, para variar, quiero romper una lanza en favor de An Post en el sentido de que funcionan como el resto de cosas aquí en Irlanda: con el take it easy y la amabilidad casi desconcertante por bandera, lo cual a veces es una ventaja.

Oficina de An PostAl lío, resulta que antes de semana santa pedí unos libros a The Book Depository, librería por cierto muy recomendable, y cometí el error de pedir que me los enviaran a casa. Cuando volví tenía ya dos libros pero me faltaba el último, que se ve que intentaron meterlo en el buzón pero no cabía por la abertura. Como no había nadie en casa, lógico, me dejaron una nota conforme tenía un paquete esperándome en la oficina de correos para que pasase a buscarlo.

Al principio de leer la nota me desesperé un poco, todo hay que decirlo, porque en la notificación te informan que los paquetes los guardan sólo TRES días antes de devolverlos, lo cual me parece un tiempo a todas luces insuficiente, y encima el cartero no había puesto en qué fecha había dejado la nota. Con lo cual, con las vacaciones de SS por en medio yo ya creía que mi libro iba de vuelta a los UK.

Total, que llamo al teléfono que ponía en la nota, porque en la web de An Post no aparece la oficina de Edmondstown (como si no existiera, vamos) que era donde se supone estaba mi libro.

Encargado de la Oficina de Correos: Hola, Edmondstown post office, cómo puedo ayudarle?

Yo: esto, que tengo una notificación de un paquete que tenéis en esa oficina
EOC: Me dice la dirección por favor?
Yo: Sí, claro, blablabla, blablabla
EOC: (después de varias pausas, confirmar mi nombre y alguna preguntilla más) pues sí, tu paquete está aquí, quieres indicaciones para venir a recogerlo?
Yo: claro
EOC: conoces la zona de Ballyboden?
Yo: locuálo?
EOC: uhm, conoces la zona de Rathfarnham?
Yo: mande?
EOC: y la de Gromenauer? (o lo que fuese que dijera)
Yo: no, oiga, hay algún bus que pase cerca?
EOC (con voz de pensar “pobre pringao”): creo que sí, pero la verdad es que si tienes que venir en bus te vas a pasar todo el día…
Yo: bbllaslablldbalbal (balbuceo inconexo, pensando, a quién se le puede ocurrir poner una oficina de atención al público en el culo del mundo)
EOC: dónde trabajas?
Yo: en el centro
EOC: en una oficina?
Yo: sips
EOC: tienes fax?
Yo: sure (no pensará faxearme el libro, no?)
EOC: mira, si me envías por fax la notificación junto con tu dirección completa del trabajo te lo envíamos ahí y mañana o pasado lo tendrías
Yo: perfecto! (pensando thanks god this is Ireland!)

Pues sí, el This is IrelandTM ha vuelto a funcionar, estoy pensando que en cualquier otra ciudad civilizada (sobretodo en las del sur de europa) me hubieran dicho: pues estamos en la rue del percebe 666, a la cual por cierto no llega ningún medio de transporte conocido por el hombre, y nuestro horario súper customer-friendly es de 9-13 de l-v. Ah, y no te puedo comprobar si el paquete esta aquí que tengo una cola de gente esperando y si quieres saberlo ven tú mismo y haz cola también como todos y recuerda que sólo te guardamos el paquete tres días. Have a nice day (esto opcional). Eso sí, probablemente me habrían puesto la fecha en la notificación 🙂

Easter eggs

La semana santa en los países anglosajones suele acabar el lunes de pascua (que es fiesta) con la tradición de los easter eggs, que consiste, para resumir, en que el “conejo de pascua” esconde una serie de huevos decorados por el jardín y los niños los tienen que buscar para comérselos (ahora sé porqué esta tradición no se sigue en españa, jardín? jajaaaaaaaaaaaaa).

Huevo de chocolateEn esta época hiper-comercializada ultra-consumista los típicos huevos decorados se han sustituido por huevos de chocolate, pero la tradición es la misma. Por cierto que es una fiebre, los supers están a reventar desde hace semanas de huevos de todos los tamaños y la peña los compra como si los fueran a prohibir.

Pues hoy nos acaban de regalar un huevo de estos de chocolate en la oficina, no lo hemos tenido que buscar enterrado en ningún sitio, con lo cual no ha tenido la misma gracia, pero a mí me ha hecho ilusión, debe ser que es el primero 😛 .

O a lo mejor es que esta tarde nos vamos de vacacioneeeeeeees. Los próximos días vamos a estar deambulando por la provincia de Granada así que no sé si vamos a poder actualizar mucho el blog, pero yo lo intentaré, si bea me deja acercarme a un ordenador 😀 .

Por si acaso, happy Easter a todos!