(ya lo veníamos diciendo desde hace tiempo)

Elecciones

Parece que hay fiebre electoral en el aire, y no es de extrañar, porque en la calle todo poste vertical mínimamente libre lo han okupado con fotos de los políticos locales. En algunos sitios hasta en los semáforos han puesto pancartas (yo creía que era ilegal poner nada en señales de tráfico y demás elementos de la vía que puedan suponer una distracción para el conductor).

Y donde no hay un soporte adecuado lo ponen ellos, que cerca de casa tenemos algunas fotos colgadas de un poste que no tiene nada más, con lo cual supongo que lo han colocado los del partido político en cuestión, es lo que tiene que las aceras tengan cesped, que es muy fácil clavar un palo en cualquier lado.

La cosa ha llegado a tal exageración que mucha gente ha protestado por el exceso de contaminación que suponen los cienes de carteles que hay diseminados por todo Dublín. Sí porque, amigos, las fotos de los candidatos locales a las presidenciales de Irlanda no se puden clasificar como otra cosa que contaminación visual. Al menos aquí la campaña la hacen por distritos, por lo que si vas moviéndote por Dublín en cada zona ves caretos diferentes y no se hacen tan pesados. No es como en la piel de toro que te quemas las retinas de tanto ver al barbas y al cejas retratados en todas partes.

Aaaaah, pero si estuviéramos en Bélgica esto sería otra cosa, podrías pasear por la calle alegrándote la vista cuando, ocasionalmente, vieras una foto de la candidata del NEE, aunque las tendrían que poner muy altas para que no las arrancaran los moralistas religiosos o los pervertidos. Y también habría grupos que protestarían ofendidos, claro. Si es que la gente no está contenta con nada.

Polémicas a parte, a mí la iniciativa de que los votos en blanco tengan su representación en el gobierno me parece maravillosa, entonces los partidos sí se espabilarían en defender mínimamente los intereses de los ciudadanos ante la posiblidad de perder pasta y poder que eso supondría. Realmente curiosos estos belgas. Se nota que no tienen nada mejor que hacer, porque si tuvieran, por ejemplo (elegido al azar y sin ningún tipo de mala leche), fútbol, botellón y playa para entretenerse seguro que no se dedicaban a pensar en cosas tan aburridas como la política.

Anuncios

4 comentarios

  1. Martin

    ¿Y no ir a votar en Bélgica también cuenta como voto en blanco? Porque a mí se me ocurren mil razones para no ir a votar la próxima semana en una población que sólo utilizo para dormir (y para pagar el IBI).

    18/05/2007 en 19:46

  2. Por muy edificante que sea desde el punto de vista moral, el denodado afán de la incapacidad física para superarse mediante exhibiciones de su impotencia, solo puede ser reconocido por la sociedad con premios de consolación. Denunciar la tristeza de este espectáculo sería tomado por impiedad, cuando no por injusticia, pues los “discapaces” tienen, como los atletas, el derecho de exhibir olímpicamente el grado de sus limitaciones.
    Como todas las personas están igualmente contentas de su inteligencia (Descartes y Hobbes lo dijeron respecto del sentido común), no ha sido difícil de organizar y de mantener, para la competición política, una verdadera para-olimpiada de discapaces, en condiciones de absoluta igualdad mental, donde disminuidos votantes de listas creen que eligen algo más que al disminuido jefe de partido que las hace.
    De esta forma tan quimérica como alienante, los pseudos-ciudadanos se consideran representados, con más adecuación de lo que ellos mismos suponen, por la incapacidad cultural de los directores del Estado de Partidos. Dotados ellos, nadie se lo puede negar, de un gran talento para explotar el negocio de la política como medio de vida profesional. Y la sociedad civil se contenta con vivir las ilusiones de progreso material, recibiendo las grandes migajas que se desprenden del fabuloso festín del Estado de las Autonomías. La utopía del auto-gobierno se puede alcanzar si, y solo si, la debilidad mental se gobierna a sí misma. Esa es la clase de democracia directa que realiza el Estado de Partidos.
    La Gran Revolución de 1789, pese a su fracaso final, rompió la concepción de la historia universal de la humanidad y la mentalidad política de todo el mundo occidental. Por el solo hecho de haber ocurrido, por la trascendencia exterior de lo que sucedió en Francia, los pueblos europeos aprendieron de repente que su condición de súbditos de la Realeza no era una imposición divina. Y abismados ante la maravillosa, pero inquietante, perspectiva de poder contemplarse como agentes de su propia historia, inauguraron el drama de la moderna libertad: seguir siendo súbditos de un Estado, monárquico o republicano, pudiendo ser conciudadanos libres.
    La tragedia de la esclavitud comenzó cuando terminó la creencia de que era un estado natural de los pueblos bárbaros cautivados por los civilizados. El drama de la libertad termina cuando los súbditos se creen ciudadanos libres en una ciudad sin conciudadanos. Originalmente lo cívico no era la ciudadanía griega, sino la conciudadanía romana. ¿Quién osa pensar que bajo la Monarquía existe conciudadanía española?

    19/05/2007 en 0:14

  3. txm

    Oh my god!
    Yo que sólo había puesto el post para tener en algún sitio el link a la web del NEE.
    Bueno, todo y que estoy de acuerdo con que el sistema político español es un timo, una mínima ilusión de democaracia para que el público siga persiguiendo la zanahoria de la libertad, no sé si la opción de no ir a votar es la más inteligente. Al fin y al cabo, si la gente no va a votar lo que dirán, como siempre, es que la gete es una vaga que ha preferido ir a la playa o dormir la resaca a pasarse por el colegio electoral.
    Esa gente no tiene vergüenza y nunca a va reconocer que la astención va contra ellos a no ser que no votara NADIE, cosa que no va a pasar.
    Votar por partidos minoritarios que puedan arrancar algunos escaños a los de siempre sea tal vez la única forma de hacerles un poco de daño. Luego están las soluciones utópicas como la de Ciudadanos en Blanco que también podrían esquilmar parte de los beneficios de los partidos grandes, aunque tienen pocas posibilidades porque casi nadie les conoce. Tal vez necesitan una campaña de impacto como la del NEE, para darse a conocer, pero más a la española: si consigues que se hable de ti en la tele rosa ya tienes mucho ganado.

    19/05/2007 en 10:24

  4. Yo no puedo dejar de pensar en los 400.000 trabajos del NEE … :S

    22/05/2007 en 7:16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s