Haciendo las maletas, de nuevo

Aprovechando que este finde es de tres días en Irlanda porque han pasado el 1 de mayo (llamado aquí May day) al próximo lunes hoy estamos haciendo otra vez las maletas (la verdad es que últimamente no nos da tiempo ni a deshacerla entre excursión y excursión), esta vez para ir a bcn.

La idea es aprovechar que el lunes es laborable en españññññña para hacer ciertas gestiones que no se pueden hacer en fin de semana, la más importante de ellas la declaración de la renta 2006 (sí, hacienda somos todos, hasta los que estamos en el extranjero). No tengo muy claro cómo va el tema de los impuestos cuando has tenido ingresos en dos países, así que dejaremos que este año nos haga la declaración un gestor. Quick and easy!

Por si el lunes no nos diera tiempo a hacerlo todo, hemo pillado el martes y el miércoles de fiesta, just in case 🙂 , que ya sabemos como va el tema burocrático en españa (allí no se lo toman tan easy como aquí, por suerte), aunque en realidad lo que esperamos es hacerlo todo en un día e ir a la playa el resto 😀

Como supongo que no vamos a tener internet estos días, nos vemos el jueves en sus pantallas, y el sábado live! en la quedada de spaniards.

Ya estamos aquí de nuevo

Pues ya se han acabado las primeras mini-vacaciones del año 😦 : seis días de sol (con intervalos de nubes, pero nada grave comparado con otros lugares de España donde llovió a mares), de playa y de atiborrar nuestras arterias con colesterol ibérico (del bueno, claro).

Bareto en NerjaNo haré un resumen por no aburrir, si eso cuando hayamos bajado las toneladas de fotos que hemos hecho (esto de las cámaras digitales es la peste) ya subiremos las más destacadas al flikr. Baste comentar como nota freak que hemos visto el barco de chanquete (y tenemos fotos).

Ahora toca descansar de las vacaciones en la oficina, por suerte la vuelta no ha sido tan dura porque el tiempo aquí ha entrado completamente en fase primaveral, ya no hace falta ni bufanda ni guantes para salir a la calle (los oriundos ya van sin chaqueta), bieeeen!.

Finde en bcn

Este finde hemos estado en nuestra casita de veraneo, allá por el país ese que es ideal para hacer turismo. Sí, ese.

La verdad es que ha sido más estresante que otra cosa, porque se trataba básicamente de ver a la familia que ya nos empezaban a echar de menos. Y claro, como en semana santa tenemos otros planes y en verano tampoco nos van a ver el pelo por allí (con lo bien que se está aquí en julio y agosto), pues tocaba visita familiar y ya de paso hemo aprovechado para avituallarnos de viandas variadas que no se pueden encontrar aquí. Esta vez “sólo” hemos traído 15 kilos de comida, el límite que se podía facturar sin pagar 😉

Total, que no creo que volvamos a hacer la locura esta de ir a barna sólo para un finde, porque menudo estrés!!! El viernes salimos de currar hacia las 16h y llegamos a pillar el avión por los pelos (menos mal que fuimos al aeropuerto con un taxista pirata que nos vio a varios esperando en la parada del bus y nos ofreció llevarnos por el mismo precio que cuesta el billete de bus, que si no aún estamos esperando el puto autobús en la parada). Eso sí, llegamos antes de la hora prevista a Girona y nos fuimos a cenar con la familia de bea que nos fue a recoger al aeropuerto.

El sábado de shopping por barcelona (ya empezamos a acostumbrarnos a los precios de Dublin y eso es peligroso porque luego vas a bcn y parece todo tan barato que hay que contenerse para no gastarse el sueldo comprando tonterías), comer con unos amigos, comprar comida y cena con mi familia. Por supuesto, corriendo a todas partes.

Y el domingo, intentando no madrugar demasiado, hacer las maletas, paella con la familia de bea en el Montseny, tarde de charla y siestecilla (el único momento relajado de todo el fin de semana) y de nuevo al aeropuerto, comprar unas botellas de vino en el duty free y a esperar el avión que salía a las 21:40. Llegada a Dublin a las 23:30 casi, autobús al centro y, como perdimos el último tranvía que salía de Stephen’s Green pues tuvimos que pillar un taxi para ir a casa.

Llegada a casa hacia la 1. Evidentemente hoy estamos para tirar, y no porque en medio de todo ello nos haya pillado el cambio horario. La próxima vez, pillaremos al menos el viernes y el lunes de fiesta.

Web 0.666 beta

Padre, he visto el mal.

En la tarde de ayer, navegando infructuosamente por las inhóspitas y hostiles aguas del Averno en un intento de encontrar un lugar de desasosiego, donde descansar y hacer recogimiento durante los días en que celebramos la vida y muerte de nuestro señor que-ha-de-venir-a-redimirnos-de-nuestros-pecados- y-esperemos-que-sea-más-pronto-que-tarde-amén, vi el infierno pasar ante mis ojos. Sí, ya sé que para empezar nunca debí entrar en ese pozo ponzoñoso creado por el maligno, pero al fin y al cabo hay que conocer al enemigo para poder combatirlo más eficazmente.

Y, después de adentrarme en sus dominios, estoy consternado. Dicen que el mal puede tomar muchas formas, padre, y creo que en este siglo de decadencia moral éste ha tomado la forma de diseñadores web. Durante mi periplo de unas pocas horas, que se me hicieron eternas, vi pasar ante mis ojos todo tipo de pecados innombrables, desde cegadoras letras y fondos fluorescentes hasta tentadores formularios que me prometían el perdón eterno a cambio de mi sagrada tarjeta de crédito sin ofrecerme protección de ningún tipo (otro pecador), pasando por los hipnotizantes estandartes al viento, el irritante menú flotante, la insultante lápida de letra ilegible para llamar la atención del dios pagano google, … no puedo seguir, las voces en mi cabeza están empezando a gritar, y eso que todavía no he mencionado a los “intuitivos” portales de los ayuntamientos que salpican el bonito paisaje de la piel de toro.

Algunos lugares gozan del dudoso privilegio de incluir entre sus dañinas páginas casi todos los pecados capitales. Por no hablar de lo difícil que parece para algunos poner un calendario, gregoriano claro, para seleccionar fechas que funcione decentemente.

Y lo peor de todo, padre, es que muchos de los perpetradores de semejantes aberraciones se anuncian como sus orgullosos creadores, y tienen empresas con nombres acabados en palabras acuñadas en lo más profundo de los siete infiernos como “consultoría” o “desarrollo”. Aaaah, pena que ninguno de ellos tenga la palabra “diseño” entre sus máximas. Es que no hay vergüenza en este mundo?

Temo que yo ya estoy perdido, mi mente divaga entre giros infinitos de fotos animadas con flash y fechas del calendario que bailan y saltan hacia delante y hacia atrás, rebelándose ante los límites impuestos por el tiempo, el espacio y las variables de sesión que parece que nadie sabe usar. Incluso me están entrando ganas de insultar a alguien.

Por suerte, dicen que el bien y el mal siempre mantienen un equilibrio (paganos!) y puede que haya esperanza para mí, porque por cada diseñador web maligno tiene que haber por fuerza alguno bondadoso (por favor, aunque sea en proporción uno a diez).

Feliz navidad

Bueno, ya se ha pasado la primera tanda de fiestas navideñas y la hemos superado sin ningún incidente destacable (ya se sabe que en estas fiestas se suelen cometer excesos que después se pagan) y algunos objetivos ya cumplidos: ya hemos visto a casi toda la familia y parte de los amigos (aún nos quedan casi dos semanas de estar por aquí para ver al resto :)) y nos hemos hinchado a comer jamón, cordero y gambas.

Lo único destacable de la Operación El Almendro fue que ryanair ha cambiado la política de equipajes y ahora el límite de peso que se puede facturar de gratix es de 15 kg en lugar de 20. Nosotros no lo sabíamos, claro, y llevábamos más de la cuenta con lo que tuvimos que pagar la diferencia. Eso significa también que de vuelta tendremos que recortar en 5 kg las reservas de jamón que nos pensábamos llevar 😦

En fin, que hoy estamos descansando (entre otras cosas porque como es fiesta en catalunya no se puede hacer nada de nada) y tomando fuerzas para la segunda ronda de compras y ágapes, que empezará mañana mismo (a qué precio estarán las uvas?)

Y por si no volvemos a escribir de aquí al domingo:

¡Feliz año nuevo a todos!