(ya lo veníamos diciendo desde hace tiempo)

Drop the tie!

Parece que en mi empresa empiezan a tomarse medio en serio lo de subir puestos en la encuesta anual del “Great Place To Work”, y una de las medidas que han decidido tomar este año es la de relajar el código de vestimenta para los empleados que no estamos de cara al público.

Así que he metido la corbata en el cajón y hasta más ver (por lo menos hasta dentro de 6 meses que es cuando vuelven a revisar la norma y decidirán si seguimos así o si nos hemos columpiado demasiado y hay que volver al redil).

En fin, no deja de ser un detalle, que a la empresa no le cuesta un duro en nuestro caso, y que no entiendo porqué es tan difícil de conseguir (en España sólo estuve en una empresa que practicaba el business casual), al fin y al cabo llevar corbata no nos hace más inteligentes; aunque en muchas empresas que he conocido, lo importante no es que seas más competente o no, sino que lo parezcas y puedan colarte en un cliente a una tarifa lo más escandalosa posible, si para ello tienes que llevar corbata, pues la llevas!

Anuncios

2 comentarios

  1. ¡Enhorabuena! Todo un detalle, sí.

    Siempre me pareció una estupidez el obligar a la gente a llevar corbata, recuerdo que en verano en Madrid nuestros pobres compañeros se morían de calor en el metro mientras nosotras podíamos ir con tirantitos y sandalias. El traje y la corbata no son más que un estorbo, pero ya se sabe, la fachada vende mucho…

    25/04/2008 en 7:25

  2. Pingback: Ociore Blog » De vueltas con la corbata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s