El Concilio

Este fin de semana pasado en un lugar secreto de la provincia de Teruel* se reunió el concilio freaker.

Aquí podemos verlos durante un receso:

Un minipunto para el que adivine de qué temática iba la fiesta ;p

A parte de subir un nivel en cosplaying, nos dio tiempo a visitar Albarracín, que es un sitio muy chulo:

Vamos, un fin de semana agotador, pero muy divertido, vale la pena hacer un sarao de estos de vez en cuando.

* No haré el chiste de “secreto e inexistente de Teruel”** porque está muy sobado.

** Ya hiciste el chistecito***

*** Shup up!

Anuncios

Fotos de 2014

Este año me ha llevado algo más de dos meses, pero ya tengo las fotos de 2014 revisadas, etiquetadas y, más importante, con dos copias de seguridad (+ flickr de las que más me gustan).

Este año he decido probar una nueva estrategia y utilizar el flickr auto-uploader para subir todas las fotos a flickr como primera copia de seguridad (este ordenador está un poco viejuno y cualquier día decide estirar la pata llevándose todas mis fotos a la tumba, así que cualquier precaución es poca ;p). Aún así habrá que seguir haciendo copias en discos duros externos, no sea que sea flickr el que decida estirar la pata 😦

De todas las fotos en flickr ésta ha sido la más vista en 2014, aaaaah, recuerdos del verano…

Post post-vacacional

La semana pasada estuvimos en bcn, disfrutando del tiempo,

Olivitas
los amigos,
Munchin Quest
y la familia.

Ha sabido a poco, como siempre, en especial con los amigos a los que sólo hemos podido hacer un par de visitas relámpago.

Esta semanita también ha servido para que Alan se soltara un poco más con el castellano, o al menos a mí me parece que ahora está más charlatán que antes de las vacaciones. También nos contaban en la guarde ayer que estuvo explicando sus aventuras en castellano, a lo cual las pobres chicas flipaban; sabían que hablaba de las vacaciones porque entendían palabras sueltas como “abuela” y “abuelo”, aunque no entiendieron el conceto avanzado de “tieta” ;P

Al menos a la vuelta hacía sol, aunque alguien se había dejado la puerta de Dublín abierta y los vientos huracanados hacen bajar la sensación térmica, a ver si la cierran ya.