Soluciones hi-tech

Hace un par de días el cargador de la tablet decidió jubilarse. Por lo visto es algo común en los cargadores de la Asus Transformer, y hay mucha gente en Internet quejándose de ello, lo cual es ridículo porque un cargador es algo que no debería fallar nunca, no hay nada dentro que pueda estropearse a no ser que le de una sobre tensión o algo.

Anyway, en algún foro uno le aconsejaba a una pobre víctima que probase a meter el cacharro en el congelador, según él le había funcionado a mucha gente.
Yo pensé que le estaban tomando el pelo, pero el tío lo decía todo serio, así que, como no hablaban de hacer nada peligroso (no como la coña de meter el iPhone en el microondas en la que parece que más de un pardillo cayó) metí el cargador en una bolsa de plástico y al congelador.

Lo saqué al cabo de una hora, lo enchufé et-voilà, el tablet volvió a la vida. Cinco años de telecos para recurrir al truco del congelador, ains. Por cierto señores Asus, vergüenza debería darles.

A partir de ahora cada vez que alguien me venga con un problema de hardware el primer paso será “¿Has probado a apagarlo y volverlo a encender?” y el segundo “¿Has probado a meterlo en el congelador una hora?”

PS: Ummm, ahora que lo pienso tengo por ahí un flash que decidió dejar de trabajar misteriosamente un día, y por más que lo miro y remiro por dentro y por fuera no soy capaz de verle nada mal. Al congelador que va!

Anuncios